El competitivo mercado de envíos de dinero a Latinoamérica

Como se sabe, la masiva inmigración procedente de Latinoamérica comenzó a producirse a comienzos de los años 90 y dentro de ésta, el colectivo de ciudadanos peruanos fue el más notorio y numeroso de los primeros años de la llegada de inmigrantes sudamericanos.

Actualmente, a más de 30 años de la llegada masiva de ciudadanos latinoamericanos inmigrantes en general y de peruanos en particular, el flujo migratorio desde aquellos países prácticamente ya no existe. Las sucesivas modificaciones a las leyes de inmigración que han venido aplicando los distintos gobiernos españoles desde los pasados año 90’s, han reducido los flujos migratorios desde países de Latinoamérica prácticamente a cero.

En el caso de los ciudadanos peruanos, ellos fueron los primeros afectados por la obligación de obtener en su país de origen un visado del consulado español para viajar a España, lo cual detuvo de manera notoria la llegada de la inmigración peruana. Hoy mismo el grueso de la colectividad peruana residente corresponde ya a miembros de segunda y tercera generación que se encuentran completamente integrados y asimilados al país de acogida.

Por otro lado y desde su llegada, el colectivo inmigrante peruano buscó la forma de integrarse de manera rápida accediendo al mercado de trabajo ya fuera por cuenta ajena o propia, generando ingresos y recursos y poder así, enviar ayuda económica a sus familiares en su país de origen.

Esto dio como consecuencia la irrupción de muchas empresas de envíos de dinero desde España por el pujante y creciente mercado que se iniciaba en esos años y que hoy persiste de manera sostenida ya que -como en el caso del colectivo inmigrante peruano-, que cuenta con una excelente plataforma de envío de dinero a Perú, muchos otros grupos de residentes latinoamericanos en España siguen enviando dinero a sus familiares y parientes en sus países de origen.

Más en estos artículos relacionados  ¿A dónde van los desaparecidos?

Dadas las condiciones actuales de la Economía en general es preciso buscar la mejor manera de sacar el máximo de rentabilidad al dinero empleado en los giros al exterior. Sujeto a múltiples factores, el mercado de las remesas de dinero al extranjero y muy especialmente a países de Latinomérica, tiene múltiples vaivenes dependiendo de situaciones políticas internas o de conflictos internacionales que les afectan directamente y que tienen especial importancia en el tipo de cambio aplicado para el país de destino y podemos citar por ejemplo las remesas enviadas a República Dominicana por los altibajos en la tasa de cambio del Euro al peso dominicano.

Afortunadamente para el usuario actual, el mercado de las empresas que remesan dinero al exterior es hoy en día muy amplio y todas ellas compiten en ofrecer las máximas de prestaciones y garantías al usuario para conseguir ser elegidas por los potenciales remitentes de estos envíos, A diferencia de los años 90 y principios de los 2000, donde no más de tres de las “grandes” operadoras se repartían el mercado con precios por comisión de envíos y tasas de cambios estandarizadas; el cliente solía elegir la empresa de envíos principalmente por el grado de cercanía y facilidad de acceso que tenía el usuario para acudir a la oficina física de la remesadora, porque en aquellos años era imperativo hacer la operación de manera presencial.

A día de hoy y gracias a la digitalización general en todos los ámbitos de la vida diaria, esta gestión puede verificarse de manera online ahorrado tiempo y desplazamientos. Por su lado las remesadoras han visto posible rebajar sus tarifas en virtud de los menores gastos que significa la gestión online frente a la presencial ya que muchas de ellas no precisan de una oficina física en las principales áreas de una ciudad.

Más en estos artículos relacionados  Bolivia: Intentan detener a Morales y proscribir al M.A.S. ante el inminente triunfo electoral

Además, la actual operativa de las remesadoras de dinero permiten que el beneficiario reciba el dinero en cuestión de minutos a diferencia de las demoras que se registraban hasta hace un tiempo en que eran necesarias al menos 24h para que un envío se hiciera efectivo en el destino y si el giro se hacía a través de un bancola espera era como mínimo de 4 o 5 días para que el beneficiario recibiera el dinero, plazo que podría extenderse hasta 8 días si había un fin de semana de por medio.

La multioferta existente en el mercado de los envíos de dinero permite buscar online las diferentes condiciones de cada una y verificar que de una forma u otra, todas tienden a otorgar al usuario las máximas facilidades con el mínimo costo, de manera que si estás pensando en un envío a Latinoamérica, no dejes de examinar el mercado y de seguro encuentras la alternativa que mejor se ajuste a tus necesidades.

Crédito a la imagen de cabecera: Foto de Christine Roy. Imagen de Unsplash

américa capitalismo chile ciencia coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos economía empleo españa estados unidos historia internacional investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente neoliberalismo pandemia patrocinados política salud sanidad servicios públicos sociedad tecnología

Entradas relacionadas

Deja tu comentario