En uno de cada cuatro hogares vive una persona sola

Casi cinco millones de españoles viven sin compañía y cerca del 50 % de ellos son mayores de 65 años. TK Home Solutions ofrece consejos para que quienes viven solos no se sientan en soledad.

No es lo mismo la soledad que el aislamiento social. La soledad es un sentimiento angustioso que puede ser subjetivo. Hay quien vive solo y no por ello se siente mal, y hay quien convive con su pareja 24 horas al día y se percibe como tremendamente solo. En cambio, el aislamiento social es la falta objetiva de contactos, la ausencia de personas con las que interactuar regularmente. 

Con la edad, el aislamiento social suele ir en aumento y, consecuentemente, también los sentimientos de soledad. Aunque, según datos que maneja TK Home Solutions, la compañía líder en salvaescaleras para el hogar, en uno de cada cuatro hogares vive una persona sola y cerca de la mitad de ellos son mayores de 65 años. Además, no hace falta ser mayor para sentirse solo: un 32 % de las personas de entre 45 y 55 años que ocupan un hogar unipersonal dicen llevar mal la situación, mientras que un 47 % de 65 años en adelante expresan malestar con la falta de compañía. El número de quienes viven solos crece cada año, lo cual es preocupante porque la soledad y el aislamiento social están considerados un grave problema de salud pública.

Diferentes estudios han concluido que las personas que se sienten solas presentan alteraciones en los glóbulos sanguíneos como si estuvieran haciendo frente a una infección bacteriana y que la soledad puede llegar a enfermar a una persona. Dado que somos seres sociales, necesitamos pertenecer a una red, sentirnos integrados y conectados, y cuando esa socialización no se da, hay repercusiones negativas en nuestra salud física y mental. Los investigadores no pueden medir cuánta soledad es dañina, pero sí tienen claro que sus consecuencias son nefastas:

– Aumenta el riesgo de demencia, alzhéimer y la probabilidad de tener accidentes cerebrovasculares.

– Incrementa la tasa de enfermedad cardiaca.

– Implica mayor propensión a sufrir enfermedades graves, peor recuperación y más lenta ante cualquier trastorno de salud, mayores tasas de hospitalización e infecciones más frecuentes.

– Provoca hipertensión.

– Es causa de depresión y ansiedad.

Puede ocurrir de forma repentina, por algún suceso concreto, como el fallecimiento del cónyuge o la separación de la pareja, por mudarse a una nueva casa en un lugar alejado del anterior, por un accidente, etc., pero hay algunas causas que predisponen claramente a la soledad:

Tener bajos ingresos. Las personas con menos recursos económicos tienen menos posibilidades de salir, viajar, practicar actividades dirigidas y socializarse.

Sin pareja. Aunque es cierto que la buena o mala relación de pareja influye, los casados, por regla general, se sienten menos solos que los solteros o los separados y divorciados.

Ser inmigrante. No vivir en el país de origen, rodearse de una cultura ajena, desconocer el idioma y no contar con una red familiar cercana son factores de riesgo para la soledad.

Lugar de residencia aislado. Hay mayor porcentaje de personas que se sienten solas en las grandes ciudades que en las áreas rurales, y no es lo mismo vivir en una zona aislada que rodeado de gente.

Más en estos artículos relacionados  Un comparador de productos financieros: tu mejor alternativa a la hora de decidir

Red social pobre. Las personas que no cuentan con buenas relaciones familiares y que no han conservado amistades cercanas sufren mayor aislamiento y soledad no deseada.

Barreras arquitectónicas. Suponen un grave factor de aislamiento. Las ciudades, a menudo, ignoran las dificultades que sufren las personas con problemas de movilidad. Las soluciones salvaescaleras permiten ayudar a la gente a moverse en su vivienda y poder salir y entrar fácilmente a ella. Los expertos de TK Home Solutions recuerdan, además, que las comunidades de vecinos están obligadas a implementar soluciones que eviten la exclusión social de sus vecinos instalando salvaescaleras, ascensores, rampas, etc.

.

Cumplir años. Con el paso del tiempo, es normal que la pareja o algunos amigos fallezcan, que cueste más desplazarse, que aparezcan problemas de salud, enfermedades crónicas, etc.

Pérdida auditiva. La edad suele acarrear también hipoacusia, pero tiene remedio, siempre que se tomen medidas a tiempo. Es importante no retrasar el uso de audífonos, porque la sordera es un factor de aislamiento de primer orden, a muchas personas les cuesta conversar con quien no oye o a quien hay que estar permanentemente gritando.

Poca formación tecnológica. Invertir en dispositivos informáticos y ser solvente en el uso de aplicaciones de videollamada ayuda a no aislarse. Pero, ojo, las redes sociales, pese a su auge e implantación en personas mayores y de mediana edad, no parecen tener efectos positivos para paliar la soledad: su efecto llega, en algunos casos, a ser contraproducente.

Igual que practicamos el autocuidado tomando una dieta saludable o haciendo ejercicio de manera habitual, se recomienda trabajar activamente por mantener el contacto social, porque redunda en la salud mental y física. Hay que programar un tiempo diario para socializar, ya sea presencialmente, por mail, teléfono, etc., para compartir los sentimientos con otros y alimentar las relaciones. Los expertos de TK Home Solutions ofrecen algunas ideas:

Conectarse con la familia

Estar lejos puede compensarse con las ventajas de la tecnología. Hacer un zoom con los nietos para leerles un cuento o arreglarse para charlar con una prima por videoconferencia un día a la semana es una buena alternativa. Si no se cuenta con conocimientos informáticos suficientes, siempre se puede pedir ayuda para aprender o tomar clases.

Conocer a los vecinos

Mucha gente se ha limitado durante años a dar los buenos días a quien se encontraba en el portal y punto. Pero está demostrado que el simple hecho de intercambiar unas palabras con los vecinos es bueno para la salud. Hay que probar a decir algo o comentar alguna cosa, de vez en cuando, con los viven al lado.

Hacer voluntariado

Ayudar a los demás es altamente gratificante, permite no solo conocer gente nueva, sino también llenar de sentido la propia existencia.

Alquilar una habitación

Hay mucha gente necesitada de vivienda que estaría dispuesta a convivir. Al principio, cada uno puede tener su espacio, pero seguro que, con el tiempo y el roce, se comparten conversaciones y nace la amistad y la agradable convivencia.

Recuperar viejos amigos

En la vida, sobre todo cuando es larga, se van dejando atrás amistades que fueron importantes en otras etapas. Es hora de volver a quedar y retomar lo interrumpido.

Apuntarse a clases

Las viejas aficiones abandonadas por el trabajo, el cuidado de los hijos o por dejadez, se pueden reavivar o, también, intentar nuevos aprendizajes. Seguro que cerca de nuestro hogar existen centros que imparten enseñanzas interesantes, útiles o divertidas: ganchillo, fotografía, talleres de escritura, ajedrez, cerámica, pintura, huertos comunitarios…

Más en estos artículos relacionados  ¿Cuáles son los mejores batidos para nuestra vista?

Tener una mascota

Cuidar de un animal reduce el estrés y mejora notablemente la hipertensión. Existe una mascota adecuada para cada uno: un perro, un gato o un pajarito permiten paliar el sentimiento de soledad.

Hacer ejercicio en grupo

Además de ser saludable, socializa. Grupos para caminar, hacer taichí, yoga o gimnasia en casa con un monitor y unas cuantas personas que queden para practicar juntas.

Timbas caseras

Quedar un día a la semana para ofrecer un café con cartas, dados u otros juegos de mesa supone un aliciente y una forma de socializar.

Actividades religiosas

Las personas creyentes pueden encontrar apoyo y compañía en las celebraciones religiosas. Hay que acercarse a lugares donde se practiquen este tipo de actos.

Leer y comentar

La lectura es siempre beneficiosa para mantener en forma el cerebro, la imaginación, la empatía… Elegir un libro con un amigo, darse un tiempo para leerlo (también existen audiolibros) y quedar para comentarlo es una actividad útil en lo personal y en lo social.

Compartir recetas

Acordar con amigos cocinar un día a la semana para uno mismo y para los otros, y si se puede hacer juntos, mejor.

Buscar centros

Los centros de día, culturales, sociales, comunitarios o municipales ofrecen actividades para personas mayores, también para los que tienen limitaciones de movilidad.

Leandro Palomo, responsable de Salud y Seguridad de TK Home Solutions ha comentado: “Se puede vivir solo, pero no sentirse en soledad. Los efectos adversos que el aislamiento social provoca en la salud son devastadores. Por ello, desde TK Home Solutions, animamos a nuestros mayores a pedir ayuda para combatir la soledad no deseada y a trabajar por mejorar y aumentar sus relaciones. Es necesario también ser flexibles, hacer renuncias para compartir vivienda o habilitar espacios con zonas comunes y, muy importante, acondicionar el hogar para poder moverse, salir y entrar sin barreras”.

Acerca TK Home Solutions:

TK Home Solutions, es uno de los principales fabricantes de plataformas y sillas salvaescaleras, así como elevadores para viviendas. TK Home Solutions conceptualiza, diseña e implementa soluciones individuales a medida para los clientes. La empresa forma parte de TK Elevator, una de las compañías de elevación líderes del mundo. Con más de 50.000 empleados cualificados, la compañía ofrece productos innovadores y energéticamente eficientes, diseñados para satisfacer las necesidades individuales de cada cliente. Su catálogo incluye ascensores y montacargas, escaleras mecánicas y rampas móviles, pasarelas de embarque de pasajeros, sillas y plataformas salvaescaleras, así como soluciones a medida para todos los productos. Más de 1.000 ubicaciones en todo el mundo ofrecen una extensa red de ventas y servicios para garantizar la proximidad a los clientes.

Más información en https://homesolutions.tkelevator.com/es-es/

américa astrofísica capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales desigualdad ecología economía empleo entretenimiento españa estados unidos feminismo historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente neoliberalismo opinión pandemia patrocinados política postcovid19 racismo redes sociales salud sanidad servicios públicos sociedad sociología tecnología unión europea

Entradas relacionadas

Deja tu comentario