Enviar dinero a Latinoamérica

En los actuales tiempos de crisis económica provocada por diversos factores cobra mayor vigencia -si cabe- sacarle el máximo partido a nuestro dinero.

En el oscilante y dinámico mercado de las remesas de dinero (especialmente a Latinoamérica) hay una nueva plataforma de envíos cuya principal ventaja es que es cien por cien digital razón por la cual los usuarios ganan en rapidez, disponibilidad continua, bajos costes, seguridad y sobre todo, transparencia. De hecho, se definen como «remesas sin sorpresas» y cuyo principal objetivo es servir de eficaz puente de conexión entre los ciudadanos latinoamericanos residentes en Europa y que ya tiene como enviar dinero regularmente, a sus familias en sus países de origen, sin mayores dificultades y a bajo coste.

Procurar sacar el máximo de partido en los envíos al extranjero y en el caso de la masa ciudadana que debe enviar dinero a sus familias en Latinoamérica por ejemplo, la búsqueda de la mayor rentabilidad es un esfuerzo constante. Lo anterior supone especial vigencia por los diferentes tipos de cambio que se aplican a la moneda en origen, en este caso el Euro, respecto de la moneda del país de destino. Es aquí entonces en este apartado, cuando puedes ahorrar dinero si eliges la empresa de envíos adecuada ya que el mercado en este segmento es muy amplio y no todas las remesadoras tienen tarifas o tasas de cambio estandarizadas motivo por el cual conviene y mucho, explorar las diferentes alternativas existentes.

Afortunadamente a día de hoy, ni el mercado de envíos de dinero ni la masa usuaria de estos servicios es la misma que hace algunos años cuando el sector estaba -por decirlo de alguna manera- manejado por las tres o cuatro «grandes» del sector a nivel mundial. La diversificación fragmentó el mercado y obligó a las distintas operadoras a mejorar sus condiciones. A principio de los años 90 cuando se produjo la llegada masiva de inmigrantes hispanoamericanos, los envíos de dinero suponían un engorro y una tramitación lenta y cara ya que de manera prioritaria este servicio lo prestaban los bancos quienes tampoco por esos años, estaban muy familiarizados con los envíos de dinero de particulares residentes en España, a sus familias en el extranjero.

Más en estos artículos relacionados  Con el tiempo... ¿todos sordos?

Paulatinamente, las compañías líderes del sector se posicionaron en el mercado desplazando de manera definitiva a los bancos ya que que estos tenían como principal desventaja, además de las altas comisiones, la tardanza de al menos 8 días para entregar el dinero en destino.

La primera variación y ventaja importante para los usuarios en este tipo de servicios la introdujeron las «grandes» del sector del envío de dinero internacional al reducir a menos de un día, el plazo para que el destinatario pudiera recoger el dinero.

Con el tiempo, y los avances tecnológicos esta espera se redujo a minutos aunque de momento las grandes operadoras siguen sin poder bajar el monto de la comisión que aplican al usuario que envía el dinero aunque hoy mismo, las cosas continúan cambiando merced del imparable avance de la tecnología que prácticamente abarca todos los ámbitos de la vida diaria. Ya es posible enviar dinero a Latinoamérica de manera instantánea, con una importante reducción de la comisión que habitualmente cobran las remesadoras de dinero que llevan tiempo implantadas en el mercado y si haces por ejemplo un envío de dinero a Chile, podrás comprobar que para ese mercado de destino, además de la baja comisión por envío, se ofrecen las más ventajosas tasas de cambio vigentes en el momento mismo del envío con lo que podrás además, no verte perjudicado por una tasa de cambio establecida con anterioridad.

La Digitalización plena de los envíos de dinero, clave en la mejora del servicio

Hoy mismo ya no hace falta que te desplaces a una oficina física de una remesadora de dinero para hacer tu envío a cualquier país de Latinoamérica. Puedes hacerlo a cualquier hora, en cualquier día y desde cualquier lugar usando un soporte móvil u ordenador y una conexión a Internet para que seas tu mismo quien hace la remesa a quien tu desees. Para ello, una vez escogida la empresa de envíos, debes proceder a registrarte con tus datos, teléfono y correo y una vez efectuado este primer paso, recibirás una clave de usuario para realizar tus transacciones que serán cargadas a la cuenta de banco que hayas registrado para el caso y además de obtener el envío instantáneo de tu dinero al destino escogido, el sistema te aplicará una comisión que es casi el 50% menor de lo que te cobraría una remesadora a la cual acudes en persona a realizar el envío. ¿Y porque estás agencias de envío pueden ofrecer comisiones tan bajas? La respuesta es simple: la digitalización total del proceso conlleva la no existencia de oficinas físicas, gastos de funcionamiento y personal de atención. Al eliminar todos estos costos, hay suficiente margen para permitir unas comisiones más acomodadas y convenientes que aseguran por otro lado, la fidelización de los clientes.

Más en estos artículos relacionados  Movimientos en la pandemia: desobedecer en tiempos de cuarentena

CONCLUSIÓN

Si buscas seguridad, transparencia, rapidez, tasa de cambio real y bajas comisiones de envío lo tuyo es una remesadora de dinero 100×100 digital, de modo que crea tu cuenta y comienza a beneficiarte de estas ventajas.

américa astrofísica capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales desigualdad ecología economía empleo entretenimiento españa estados unidos feminismo historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente neoliberalismo opinión pandemia patrocinados política postcovid19 racismo redes sociales salud sanidad servicios públicos sociedad sociología tecnología unión europea

Entradas relacionadas

Deja tu comentario