Puertas automáticas: ¿Lujo o necesidad?

Los tiempos en que una puerta automática o manejada con un mando a distancia eran un “lujo para ricos” han pasado a la historia. Hoy mismo estas facilidades forman parte de los elementos comunes que se incorporan a cualquier edificio, inmueble o construcción.

La automatización ha llegado para quedarse. En cualquier modesto negocio de barrio la cortina de cierre está automatizada y los porteros automáticos ya no llaman la atención a nadie. Es más, ningún arquitecto o constructor proyectaría un edificio de viviendas sin los necesarios (y útiles) porteros automáticos o las puertas automatizadas del garaje comunitario.

La automatización como tal ya está presente en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Puedes subir o bajar persianas, abrir o cerrar puertas aún, no estando en casa ya que para ello hoy mismo te basta el teléfono móvil o un mando a distancia según sea el caso.

No obstante en el terreno de la creciente automatización de viviendas particulares, comercios u oficinas sin duda el protagonismo lo tienen los motores para puertas batientes y los mecanismos que abren y cierran puertas sean estas abatibles, o de corredera y para lo cual es necesaria la presencia de motores eléctricos especialmente diseñados según las características de la unidad a automatizar.

Esta parcela de mercado tiene una amplia oferta en lo referido al corazón mecánico (el motor eléctrico) que permite la automatización de la unidad con el mejor resultado según sea la puerta metálica, madera u otro material con el peso y dimensiones requeridas para cada caso y dependiendo naturalmente, del lugar donde vaya a ser instalada la puerta automatizada. Especial importancia tiene en este apartado, la instalación de puertas en terrenos que acusan algún desnivel o si en lugar de abrirse deben deslizarse como es el caso de las puertas de corredera. Todos estos detalles incidirán a la hora de elegir el modelo y tipo de motor que mejor se ajuste y para ello, lo recomendable es dejarse asesorar por técnicos y expertos en la materia que conocen todas las prestaciones de los distintos prototipos.

Más en estos artículos relacionados  Coenzima Q10 la aliada natural contra el envejecimiento

Los diversos tipos de motores están diseñados en función siempre, de las prestaciones exigidas y en el caso de los motores para puertas batientes por ejemplo, la oferta dispone de muchos modelos que aseguran un correcto funcionamiento con especial atención a los sistemas de seguridad y autostop del mecanismo en caso de emergencia si por un descuido o accidente casual, alguna persona se ve en riesgo de daño por el accionar del mecanismo, detalle a tener muy en cuenta en las puertas automáticas de accesos a condominios de recintos cerrados donde puede haber niños de corta edad sin la necesaria precaución o supervisión de un adulto en algún momento.

La automatización de puertas de garaje y de urbanizaciones o condominios, o el acceso a recintos privados, se encuentran dentro de los prototipos más demandados ya que son cada vez más populares. Tanto en espacios de aparcamientos privados comunitarios como de empresa o individuales, se puede instalar una puerta automática ya que comporta comodidad y ahorro de tiempo, dos de las mayores ventajas de automatizar una puerta.

¿Que ganamos al automatizar una puerta?

Lo primero sin duda, es la comodidad y en el caso de las de garaje, es tan evidente que casi no hay que nombrarla: evitas tener que bajarte del coche para abrir o cerrar ahorrando tiempo.

Luego está la seguridad: Una puerta automática permanece menos tiempo abierta que una manual reduciendo así, el riesgo de que niños o mascotas aprovechen la puerta abierta para salir al exterior y sufrir un accidente.

Mejor estado sanitario: una puerta automática evitará el contacto manual frecuente y por consiguiente, menos riesgos de contagios en esta época de pandemia y riesgo para la salud.

Más en estos artículos relacionados  10 viajes excitantes

¿Cómo conseguimos los mejores resultados?

El empleo de un buen motor de automatismo es fundamental en cualquiera sea la función en que lo vamos a emplear ya que de su calidad dependerá la mayor o menor vida útil del prototipo y en el caso de las puertas automatizadas, sean estas de batiente, abatibles, de elevación o correderas, es absolutamente necesario que se escoja una unidad de garantice un correxto y normal funcionamiento con el mínimo mantenimiento, que ahorrará a la larga, costes y gastos extras y es bueno tomar en cuenta que el trabajo de la unidad motriz, debe ser silencioso para asegurar la comodidad de los vecinos que residan por ejemplo, en un edificio con un recinto cerrado y con sus puertas de entrada y garaje debidamente automatizadas.

américa astrofísica capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales desigualdad ecología economía empleo entretenimiento españa estados unidos feminismo historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente neoliberalismo opinión pandemia patrocinados política postcovid19 racismo redes sociales salud sanidad servicios públicos sociedad sociología tecnología unión europea

Entradas relacionadas

Deja tu comentario