Las botas de caza: Indispensable elemento para conseguir buenos resultados

La especie humana ha practicado la caza desde la prehistoria ya que era la primera y principal ocupación de los hombres para asegurar la supervivencia. Hoy mismo todavía, la caza -y según determinadas áreas del planeta- sigue siendo parte de la forma de sustento de muchos grupos humanos.

En el mundo moderno y actual y en la gran mayoría de los países que lo conforman, la caza está considerada como un deporte -no ajeno a controversias de variado espectro- y alrededor de ella, hay una industria que mueve muchos millones de euros y que ha alcanza más allá de la propia caza en sí, a otras parcelas de actividad económica tales como el turismo, la hostelería y los viajes organizados.

La caza deportiva

Siendo la caza deportiva una afición que mueve ingentes cantidades de dinero, ha llamado desde sus inicios como actividad regulada, la atención de la industria dedicada a proveer todos los suministros, accesorios y complementos que una actividad como ésta, demanda por quienes practican este deporte como aficionados o profesionales y en la variada gama de indumentaria, las botas de caza ocupan un lugar de mucha importancia. Desde las primeras botas de cuero realizadas de manera prácticamente artesanal hasta las botas disponibles en el mercado hoy en día, ha pasado mucho tiempo y durante este lapso, los profesionales del sector han aprovechado cada experiencia recogida de los propios cazadores para mejorar los diseños, haciendo una exhaustiva comparativa entre los distintos tipos existentes.

Cada temporada, los fabricantes se afanan en ofrecernos mejoras técnicas y de material que garanticen un calzado más cómodo y con cualidades necesarias como impermeabilidad, transpiración, dureza, durabilidad y flexibilidad

Los tipos de botas

Como toda actividad que genera un gran interés, la caza deportiva atrae enormes cantidades de aficionados que se agrupan en torno a asociaciones dividas a su vez, por especialidades que van desde las llamadas caza menor, mayor, y aún otras designadas por el tipo de animales a cazar ya que no presentan las mismas necesidades quienes prefieren la caza de aves y roedores que aquellos que se decantan por la caza de animales de mayor tamaño como jabalíes o cabras montesas y no digamos, si la caza alcanza otro tipo de animales de mayor envergadura y en entornos mucho más agresivos que un coto de caza aledaño, a cualquier pueblo castellano manchego por ejemplo.

No obstante puede haber muchas categorías de cazadores, hay elementos comunes a todos ellos (y no nos referimos a las armas de fuego) y entre estos, la indumentaria apropiada es indudablemente, uno de los principales detalles a tener en cuenta y uno de los elementos básicos que asegurará una jornada de caza agradable y cómoda es sin duda, el apropiado calzado apartado en el cual, la bota de caza adquiere un protagonismo esencial.

¿Porqué usar una bota de caza adecuada?

Aunque la respuesta es obvia, vale la pena señalar algunas de las razones del porqué conceder especial importancia este elemento. Veamos:

  • Las jornadas de caza son largas y en ocasiones realizamos un importante esfuerzo físico y por eso, sentirnos cómodos y a gusto es algo primordial.
  • Disponer de un equipo adecuado a nuestras características y al tipo de caza que vayamos a practicar, nos ayudará a cazar más cómodos y en definitiva, a disfrutar más de nuestra afición.
  • Si algo debe primar a la hora de seleccionar nuestro equipo, es la necesidad de sentirnos en todo momento cómodos y sin preocupación por “dónde ponemos el pié”
  • Si esto es importante en la ropa, elegir correctamente las botas es por tanto algo primordial y a lo que no todos los cazadores dan la importancia que merece.

¿Una bota de caza para cada tipo de caza o una “todo terreno”?

Mas de algún cazador se ha preguntado si existe la “bota universal” válida para todas las situaciones y la respuesta es (obviamente,) no, ya que la indumentaria, equipo y calzado dependerá naturalmente de las condiciones del entorno donde se practicará la cacería; si es invierno o verano, si llueve o nieva mucho o si por contra, hace un calor infernal, además de -incluso-, el tipo de pie del cazador. De todo lo anterior se deduce que en la elección de la adecuada bota de caza deben tomarse en cuenta todos estos factores y poner mucha atención al hecho que por “ahorrar” unos cuantos euros y decantarte por una “botas comunes y corrientes” podrías poner en riesgo no sólo el aprovechamiento integral de tu jornada de caza sino que de paso, comprometes la “salud” de tus pies.

La comodidad de unas botas de caza

Si nos vamos de cacería con un calzado inadecuado además de que nuestros pies pueden resentirse por una larga jornada de caminata, esto puede influir negativamente en el resultado general de nuestra salida. No debemos perder de vista tampoco, que una cacería comporta además del esfuerzo físico, una inversión importante de dinero.

Actualmente podemos encontrar en el mercado una gran variedad de botas, que ofrecen diferentes características y que están fabricadas en distintos materiales, cada una de las cuales responde a unas necesidades diferentes y cada fabricante garantiza en cada modelo la mayor comodidad para sus pies.

Características

Para elegir las botas más adecuadas es preciso conocer lo que nos ofrece el mercado y dejarnos asesorar por auténticos profesionales del sector que nos mostrarán todas las posibilidades y los distintos materiales conque hoy se fabrican las mejores botas de caza con excelentes condiciones de durabilidad, resistencia, transpirabilidad, flexibilidad y facilidad de limpieza junto con asegurar el máximo confort para los pies.

américa astrofísica astronomía capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales desigualdad economía educación empleo entretenimiento españa estados unidos feminismo historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente neoliberalismo opinión pandemia política postcovid19 racismo redes sociales salud sanidad servicios públicos sociedad sociología tecnología unión europea

Entradas relacionadas

Deja tu comentario