Prólogo de Àngel Ferrero al libro “Friedrich Engels” de Michael R. Krätke

“La enorme erudición de Krätke me dejó una honda impresión, tanto como su claridad a la hora de exponer sus conocimientos –“con precisión prusiana”, como ironizó él mismo al presentarse– y su modestia y extraordinaria amabilidad en el trato, muy lejos de la altivez de ciertos académicos”.

La primera vez que leí un texto de Michael R. Krätke fue en Sin Permiso y la primera vez que pude asistir a una clase magistral suya fue gracias a Sin Permiso, también. La enorme erudición de Krätke me dejó una honda impresión, tanto como su claridad a la hora de exponer sus conocimientos –“con precisión prusiana”, como ironizó él mismo al presentarse– y su modestia y extraordinaria amabilidad en el trato, muy lejos de la altivez de ciertos académicos. Al editor de Sin Permiso, Antoni Domènech, le gustaba decir que ambas virtudes –la inteligencia y la modestia– por lo común vienen juntas, y lo mismo respecto a los vicios –la mediocridad y el envanecimiento– que son la otra cara de la moneda de aquéllas. Debemos precisamente a Domènech –a quien está dedicada esta edición– la introducción en España de este importante investigador de la historia del socialismo europeo. Esta biografía de Friedrich Engels que el lector tiene entre manos, publicada en Alemania por la editorial Dietz con motivo de su bicentenario, es el primer libro de Krätke traducido al español. Esperamos que no sea el último.

Si quisiera presumir de ellos, no le faltan a Krätke méritos académicos. Tras estudiar ciencias políticas, sociología y economía en la Universidad Libre de Berlín (FU) y la Universidad de Bielefeld, nuestro autor fue profesor de economía política en las universidades de Ámsterdam, en los Países Bajos, y Lancashire, en el Reino Unido, además de profesor invitado en diferentes universidades, entre ellas la de Tohoku, en Sendai, Japón. Es miembro, además, del consejo editorial de varias revistas de divulgación y académicas como SPW – Zeitschrift für sozialistische Politik und Wirtschaft (Alemania), Actuel Marx (Francia), Marx2000 (Corea del Sur) y la ya mencionada Sin Permiso, donde nos alternábamos la traducción de sus artículos Antoni Domènech, Daniel Escribano y yo mismo, y ahora se encarga, entre otros, Jaume Raventós. Krätke también es miembro de organizaciones como la Fundación Rosa Luxemburg y ATTAC Deutschland, además de escribir regularmente sobre economía en los semanarios der Freitag (Alemania) y WOZ (Suiza). Como investigador, ha estudiado temas tan importantes como la teoría e historia de las crisis, el papel de las finanzas en el capitalismo moderno y los efectos del Estado del bienestar, en sus diferentes formas nacionales, en la estructura de clases de las sociedades capitalistas de posguerra. Y, por descontado, ha sido investigador asociado al Instituto Internacional de Historia Social (IISG) de Ámsterdam y desde hace años forma parte del consejo asesor de la nueva edición de las obras completas de Marx y Engels (MEGA) y del proyecto para la elaboración de un diccionario histórico-crítico del marxismo. Como experto en la obra de Marx y Engels, se ha ocupado de la historia de la creación de El capital y de la historia de diferentes corrientes y escuelas del marxismo, en particular del austromarxismo.

Friedrich Engels. El Burgués que inventó el marxismo. Michael Krätke, traducción de Ángel Ferrero. Bellaterrra Edicions

En este libro Krätke se propone ir más allá de, como él mismo escribe, los episodios y anécdotas de la vida de Engels así como de “lo supuestamente escandaloso de su agitada vida privada” –dos características que achaca a las biografías escritas por Tristram Hunt y Hans-Peter Bleuel– y presentar su contribución intelectual a lo que hoy conocemos como “marxismo”. El autor reivindica no al supuesto Engels “filosófico” o “teórico”, sino al “científico”, al que trabajaba con datos empíricos, libre de prejuicios y dogmas. Señalando sus aciertos, pero también sus errores, que los hubo, y deteniéndose a analizar las polémicas que, aún hoy, rodean a su figura, desde el Anti-Dühring a la edición de los volúmenes segundo y tercero de El capital. Krätke explica con detalle la farragosa y con frecuencia poco agradecida labor que supuso la edición de los textos de Marx tras la muerte de éste.

Más en estos artículos relacionados  Evo Morales: “En siete meses han destrozado Bolivia”

Esta edición también incluye un texto sobre Engels como agudo observador de las grandes transformaciones que experimentó el capitalismo en el siglo XIX y un análisis del llamado “testamento político” de Engels y su importancia para la estrategia política de los partidos y movimientos socialistas en Europa, cuyas lecciones van más allá del momento en que se redactaron. En el tercero de los textos que se han incluido en esta edición, Krätke aborda la capacidad fuera de lo común de Engels para tratar un amplio abanico de temas, desde la ecología –una cuestión que ha ido adquiriendo relevancia social en las últimas décadas a medida que se ha agravado el deterioro medioambiental– hasta la teoría política y la evolución de la estrategia militar, un campo que puede que sorprenda ver en esta lista a algunos lectores, pero en el que el autor de La clase obrera en Inglaterra fue considerado un importante e influyente teórico en su día.

Todo ello lo hace Krätke de una manera clara y accesible a los lectores, también a quienes no estén familiarizados con los detalles y controversias de la historia del socialismo. Lo hace sin perder por ello su solidez y su rigurosidad intelectual. Como traductor, espero haber estado a la altura.



Ángel Ferrero

SinPermiso.info

américa astrofísica astronomía capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales desigualdad ecología economía empleo entretenimiento españa estados unidos feminismo historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente neoliberalismo opinión pandemia política postcovid19 racismo redes sociales salud sanidad servicios públicos sociedad sociología tecnología unión europea

Más en estos artículos relacionados  Las lecciones que puede dar el coronavirus a la especie humana

Entradas relacionadas

Deja tu comentario