El neoliberalismo radical nació y morirá en Chile

Una ola de pueblos indígenas que apoyaban la candidatura presidencial Luis Arce-David Choquehuanca derrotó al principal candidato de derecha, Carlos Mesa por 20 puntos, devolviendo la democracia a Bolivia. Apenas unos días después, alrededor del 80% de los votantes chilenos decidió por referéndum volver a fundar su nación con una nueva constitución.

Estos acontecimientos trascendentales representan victorias gemelas para la independencia de América Latina, el rechazo del neoliberalismo radical, el deseo de reforma socioeconómica y la insistencia en la autodeterminación desde abajo.

En el caso chileno, los marcadores históricos están por todos lados. En Bolivia, una elección democrática restauró el protagonismo político de los líderes indígenas luego de un golpe de Estado que buscaba revertir los logros del “proceso de cambio”. Este fue un evento histórico. El plebiscito en Chile significa que, por primera vez en la historia del país, se redactará una constitución por representantes elegidos directamente por voto popular. Esos 155 delegados constitucionales que serán elegidos para abril de 2021 tienen como objetivo representar la amplia diversidad de organizaciones de base, opiniones políticas, derechos sectoriales y los intereses legítimos de grupos más allá de las élites tradicionales. El domingo 25 de octubre, cientos de miles de chilenos de todos los lados del espectro político se reunieron en el centro de Santiago en torno a la ahora llamada “Plaza de la Dignidad” para celebrar pacíficamente, durante toda la noche, con música, bailes y cánticos. de esperanza. Con casi 7,6 millones de votantes, es la mayor participación desde la restauración de la democracia en 1989.

El origen bolivariano de una nueva esperanza chilena

La historia de este proceso es asombrosa. Les guste o no a los socialdemócratas y conservadores de Chile, la semilla del contundente resultado electoral del domingo se plantó allá por 1999. El entonces poco conocido líder progresista, Hugo Chávez, quien se postuló en una plataforma para una “Agenda Bolivariana Alternativa” fue presidente electo de Venezuela, rompiendo el muro político creado por los 40 años del acuerdo de Punto Fijo que alternaba el poder entre dos partidos políticos, que excluían los movimientos populares y el avance de los derechos sociales. En ese momento, este nuevo líder, que también ganó por goleada, estaba convocando a una “Asamblea Constituyente” (Asamblea Constituyente). Hace apenas un par de años, esa pequeña y tímida frase se apoderó de pequeños grupos de partidarios de la Revolución Bolivariana en Chile.

Poco a poco, la idea de elaborar una nueva constitución ganó popularidad entre los miles de participantes en las protestas callejeras espontáneas. Los manifestantes fueron sometidos a una brutal represión policial que, entre miles de violaciones de derechos humanos, cegó a cientos de manifestantes, con los ojos destrozados por balas de goma.

Décadas de agudo deterioro de las condiciones de vida en el llamado “milagro neoliberal de América Latina” destrozaron la narrativa del establishment e iniciaron el proceso que se materializó este histórico 25 de octubre.

Debido a que el origen bolivariano-chavista de este movimiento para reescribir la constitución no le cayó bien al establecimiento político conservador, modificaron la frase «Asamblea Constituyente» en la versión final de la boleta a «Convención Constitucional». No importa. Chile, uno de los últimos baluartes del neoliberalismo radical, respondió finalmente a ese deseo de reformas de gran alcance que llevó a los pueblos de Ecuador (2007), Bolivia (2006) y Venezuela (1999) a reescribir sus estatutos.

El fin de la economía neoliberal

El efecto simbólico y concreto más importante de la decisión popular del domingo es que el neoliberalismo radical comenzó y terminó en Chile, exactamente 40 años después de que la Constitución de 1980 fuera forjada bajo una dictadura que impuso un toque de queda militar y una represión generalizada. El ultranacionalista Pinochet eligió, irónicamente, una ideología extranjera para enmarcar su reinado de terror. Los Chicago Boys, reclutados por líderes religiosos conservadores que prestaron apoyo ideológico a la dictadura, fueron recibidos en Santiago.

Las teorías de Milton Friedman se aplicaron luego en Chile, en un experimento social incontrolado impuesto por el régimen militar: decenas de miles de chilenos fueron torturados, desaparecidos, arrojados al Océano Pacífico con el abdomen abierto, exiliados y expulsados ​​de cargos gubernamentales. En este contexto sangriento, la ideología neoliberal de los Chicago Boys se infundió en la Constitución, que privatizó aspectos fundamentales de la vida de los chilenos. Esta Constitución imbuyó principios de inversión de capital y ganancias en sectores clave y sensibles como educación, salud, pensiones, regulaciones laborales y otras áreas socialmente vitales de la economía. El contrato entre el estado y la ciudadanía se privatizó por completo.

El experimento social continuó impactando dramáticamente la vida de los chilenos mucho después de que terminó la dictadura de Pinochet, principalmente debido a la larga sombra de la Constitución de 1980. Su rígido mecanismo de enmiendas y la trampa electoral creada por abogados de derecha y constitucionalistas conservadores requirieron supermayorías para sacar al país del sistema creado por los Chicago Boys y Pinochet. Es por eso que incluso las llamadas «administraciones socialistas» (Lagos y dos mandatos de Bachelet) fueron incapaces de instituir una reforma significativa.

La votación del domingo pasado y las masivas protestas callejeras que han envuelto al país durante varios años (los estudiantes habían liderado una ola de amplias movilizaciones antes de 2019) finalmente liberaron a la nación de estas trabas políticas.

El rechazo a 40 años de cruel neoliberalismo en Chile no es de extrañar. El aparentemente saludable desempeño macroeconómico del país no oculta la realidad de lo que la población padeció en Chile durante la dictadura y hasta el día de hoy. Hoy, la mitad de la población sobrevive con menos de 500 dólares al mes. Aproximadamente el 70% gana menos de $ 700. Como informó COHA hace unos meses:

Aproximadamente la mitad de los 9 millones de trabajadores chilenos [1] están endeudados. [2] Un estudio de junio de 2017 mostró que el 31% de los endeudados tienen una carga financiera superior al 40% de sus ingresos, y el 22% de los deudores tienen una carga financiera superior al 50%. Asimismo, el 43% de los deudores tiene ingresos mensuales menores a 500.000 pesos, equivalente a poco menos de $ 700 según los tipos de cambio actuales. [3] Es simplemente imposible llegar a fin de mes con tranquilidad.

Los niveles actuales de desigualdad son simplemente difíciles de creer. Chile es ahora uno de los ejemplos más dramáticos de desigualdad social y económica del planeta:

Todo conduce a la desigualdad. Según un informe de la CEPAL de 2019, el 1% más rico de los chilenos posee el 26% de la riqueza del país. [4] Y Chile ocupa el séptimo lugar entre los países más desiguales del planeta, según lo informado por el Banco Mundial en 2018. [5]

Ahora el desafío para los movimientos sociales progresistas en Chile es asegurarse de que la nueva Convención Constitucional no sea cooptada por los políticos conservadores ricos y sus benefactores corporativos. Sus candidatos llenarán las ondas de televisión y los anuncios de los periódicos. La asamblea de representantes, que refundará el país redactando una nueva constitución, debe estar a la altura de las expectativas de tantas generaciones de chilenos que han buscado crear un país que proteja y cuide a todos sus habitantes, en lugar de solo los privilegiados.

Los resultados de la votación del domingo pasado indudablemente decepcionarán a las fuerzas pro mercado en las Américas. La “historia de éxito de Chile” neoliberal no resultó como habían planeado. Pasarán años para que el país y su población se recuperen del experimento de los Chicago Boys, importados de esa tierra lejana, Estados Unidos, políticas que ni la nación capitalista más ardiente se atrevió a aplicar en su país.

Esperamos que Chile pronto deje de ser conocido como una de las naciones más desiguales y llegue a ser reconocido como una tierra de equidad, igualdad de oportunidades y también igualdad de derechos. Quizás el sueño del presidente Salvador Allende, compartido a través de una dramática señal de radio desde el Palacio de la Moneda, consumido por las llamas de los bombarderos de la Fuerza Aérea ese fatídico 11 de septiembre de 1973, finalmente se haga realidad 40 años después de su sacrificio:

Ellos tienen el poder, nos podrán dominar, pero los procesos sociales no se pueden detener ni con el crimen ni con la fuerza (…) Tengo fe en Chile y su destino (…) Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor

Notas:

[1] Banco Mundial. https://datos.bancomundial.org/indicator/SL.TLF.TOTL.IN

[2] “SBIF realiza radiografía del endeudamiento en Chile”, https://www.sbif.cl/sbifweb/servlet/Noticia?indice=2.1&idContenido=11889

[3] “SBIF realiza radiografía del endeudamiento en Chile”, https://www.sbif.cl/sbifweb/servlet/Noticia?indice=2.1&idContenido=11889

[4] “Cepal describe a Chile como un país desigual: Un 1% concentra el 26,5% de la riqueza”, https://www.cnnchile.com/pais/cepal-describe-a-chile-como-un -país-desigual-un-1-concentra-el-265-de-la-riqueza_20190116 /

[5] “Aparece Chile: estos son los 10 países más desiguales del mundo”, https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2018/07/04/aparece-chile-estos-son-los- 10-paises-mas-desiguales-del-mundo.shtml



Patricio Zamorano

Pressenza

Créditos a la foto de cabecera: Imagen de Pressenza, licencia abierta.

américa astrofísica astronomía capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales desigualdad economía educación empleo entretenimiento españa estados unidos historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente música neoliberalismo opinión pandemia política postcovid19 racismo redes sociales salud sanidad servicios públicos sociedad sociología tecnología unión europea

Entradas relacionadas

No te guardes tu opinión, nos interesa: