Cuatro de cada diez mujeres han sufrido acoso sexual y la mayoría más de una vez

La Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019 incluye por primera vez preguntas para medir el acoso sexual y el acoso reiterado, un tipo de violencia que apenas se denuncia. Más de una de cada dos mujeres ha sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida. El Ministerio de Igualdad prepara una encuentra específica sobre violencia contra mujeres que ejercen la prostitución o están en situación de trata.

Del total de mujeres de 16 o más años residentes en España, el 40,4% (8.240.537 mujeres) ha sufrido acoso sexual en algún momento de sus vidas, y el 10,2% (2.071.764) lo ha sufrido en los últimos 12 meses. Además, el 75,2% de las mujeres que han sufrido acoso sexual afirma que ha tenido lugar más de una vez. Un 18,5% (3.778.356) del total de mujeres de 16 o más años residentes en España ha sufrido acoso sexual en la infancia (antes de cumplir los 15 años de edad).

Se trata de algunos de los datos de la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019 que ha presentado hoy el Ministerio de Igualdad, que revela que el 57,3% de las mujeres residentes en España de 16 o más años (más de una de cada dos) han sufrido algún tipo de violencia machista —violencia física o sexual en el ámbito de la pareja o fuera de él, acoso sexual o acoso reiterado— a lo largo de sus vidas, por el hecho de ser mujeres, lo que significaría 11,7 millones de mujeres.

La encuesta introduce algunas novedades con respecto a la anterior, de 2015, como un módulo de preguntas para medir el acoso sexual y otro módulo para medir el acoso reiterado o stalking.

Además, se amplía el módulo de violencia sexual fuera de la pareja para preguntar por todas las formas posibles de violencia sexual, conocer las denuncias, la petición de ayuda formal e informal o la satisfacción con la ayuda recibida, unas preguntas que hasta ahora solo se hacían para la violencia en la pareja, de modo que se trabaja en la línea de reconocer todas las formas de violencia machista, y no solo la ejercida por la pareja o expareja, como establece el Pacto de Estado contra la violencia de género.

También se hacen preguntas para conocerdetalles sobre los episodios de violencia sexual como las agresiones en grupo o el lugar de la agresión, se han ampliado los ítems para medir la violencia sexual, psicológica y económica en la pareja y se hacen nuevas preguntas para saber si la discapacidad, de aquellas mujeres que la tienen, es consecuencia de los episodios de violencia. Por último, la encuesta incluye nuevas preguntas sobre lesiones, ingreso hospitalario, bajas laborales y diversas consecuencias físicas o psicológicas de la violencia.

Para la ministra de Igualdad, Irene Montero, esta macroencuesta “pone luz en lugares que habían permanecido a oscuras” y refleja en datos cómo “las violencias machistas afectan a millones de mujeres en España y van más allá de las sufridas en pareja o expareja”. En la rueda de prensa de presentación del informe junto a la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, Montero ha subrayado el bajo índice de denuncia de la violencia machista, una violencia que, como muestra la encuesta, no se presenta en modo de episodios puntuales, sino que es reiterada y continua, según Montero. En ese sentido se ha pronunciado Rosell, que ha advertido de que no se puede medir la violencia sexual solo con los datos de las denuncias y ha recordado que “resulta letal” hablar de denuncias falsas cuando el 80% de la violencia está oculta.

Más en estos artículos relacionados  Cuando la ultraderecha asesinaba: el cine de la Transición española que no iba de quinquis ni destapes

Tanto Montero como Rosell han subrayado que esta encuesta, un informe de referencia basado en casi 10.000 encuestas, pone de manifiesto que la violencia de género es estructural y continuada.

ACOSO SEXUAL, REPETIDO E INFRADENUNCIADO

Sobre el acoso sexual, la encuesta preguntaba en su sexta edición por primera vez una serie de comportamientos no deseados y con una connotación sexual: miradas insistentes o lascivas, contacto físico no deseado, exhibicionismo, envío de imágenes o fotos sexualmente explícitas que le hayan hecho sentirse ofendida, humillada, o intimidada a la mujer.

Así, el el 74,9% de las mujeres que han sufrido acoso sexual (30,3% de las mujeres de 16 o más años) refiere haber sufrido miradas insistentes o lascivas que les han hecho sentirse intimidadas, y el 40,4% (suponen 17,5% de las que tienen 16 o más años) ha tenido contacto físico no deseado como, por ejemplo, proximidad innecesariamente cercana, tocamientos de partes de su cuerpo o besos, por poner algunos ejemplos.

El 98,2% de las mujeres que han sufrido acoso sexual lo experimentaron por parte de un agresor hombre. El 73,9% de las mujeres que han sufrido acoso sexual y han respondido a la pregunta sobre el sexo del agresor, refieren que el agresor fue un hombre desconocido, el 34,6% dicen que fue un amigo o conocido hombre y el 17,3% dice que el agresor fue un hombre del entorno laboral.

El 2,5% de las mujeres que han sufrido acoso sexual lo denunciaron en la Policía, Guardia Civil o en el juzgado y el 1,2% acudió a un servicio médico o de atención psicológica. Más habitual es contar el acoso sexual a alguien del entorno: el 40,3% de las mujeres que han sufrido acoso sexual lo hablaron con un amigo o amiga, el 19,5% con un familiar y el 14,8% con su pareja o expareja. El 39,6% afirma que no se lo contó a nadie.

ACOSO REITERADO O STALKING 

La encuesta pregunta también por primera vez por comportamientos realizados por una misma persona de forma repetida de forma que causaron miedo, ansiedad o angustia a la mujer entrevistada, un tipo de violencia que se conoce como stalking: llamadas telefónicas obscenas, amenazantes, molestas o silenciosas, que a la mujer le hayan seguido o espiado, que le hayan dañado intencionadamente cosas suyas o le hayan hecho propuestas inapropiadas en internet o en redes sociales. Este tipo de violencia lo sufre el 15,2% (3.095.357) de las mujeres mayores de 16 años mientras que el 3% (613.917) han sufrido este acoso en los últimos 12 meses.Este tipo de violencia lo ha sufrido también un 3,7% (759.577) de mujeres en la infancia (antes de cumplir los 15 años de edad)

El 87,9% de las mujeres que han sufrido stalking lo experimentaron por parte de un agresor hombre. El 39,9% de las mujeres que han sufrido stalking y han respondido a la pregunta sobre el sexo del agresor refiere que el agresor fue un amigo o conocido hombre, el 33,6% dicen que fue un hombre desconocido y el 21,3% dice que el agresor fue su pareja actual o su expareja masculina. El 6,7% cita como agresor a un compañero de clase del sexo masculino y el 3,1% refiere que la agresora fue una compañera de clase.

Más en estos artículos relacionados  Informe de OXFAM sobre las empresas del IBEX35

El 20,1% de las mujeres que han sufrido stalking afirma que tuvo una duración inferior a dos semanas, el 27,9% dicen que duró entre dos semanas y tres meses, el 25,1% entre tres meses y un año, y para un 24,7% la duración del acoso reiterado fue superior al año. 

El 33,2% de las mujeres que han sufrido stalking afirma que tenía lugar al menos una vez por semana, y el 26,0% todos o casi todos los días. Es decir, casi el 60% de las mujeres que han sufrido stalking lo sufrían con una frecuencia semanal o diaria.

El 12,1% de las mujeres que han sufrido stalking alguna vez en la vida lo denunciaron en la Policía, en la Guardia Civil o en el juzgado y el 4,5% acudieron a un servicio médico o de atención psicológica. El porcentaje de denuncia en la Policía, Guardia Civil o en el juzgado, aun siendo bajo, es superior al de denuncia por acoso sexual o por violencia sexual fuera de la pareja.

Más habitual es contar el stalking a alguien del entorno: el 43,7% de las mujeres que han sufrido stalking lo hablaron con un amigo o amiga, el 32,7% con un familiar y el 19,4% con su pareja o expareja. El 22,8% afirma que no se lo contó a nadie.

ENCUESTA SOBRE TRATA Y PROSTITUCIÓN

Fuentes del Ministerio han explicado tras la rueda de prensa que la siguiente macroencuesta podría incluir nuevos ítems que sirvan para detallar aun más qué violencias se producen contra las mujeres y cómo. En ese sentido, consideran que aún hay mucho margen de mejor en la parte tiene que ver con los itinerarios de salida de las mujeres y con la violencia institucional. Otra parte a mejorar, han explicado, es la que tiene que ver con la discriminación múltiple.

Las mismas fuentes han informado de que el Ministerio prepara un estudio que permita profundizar en los datos relacionados con la tata, la explotación sexual y la prostitución. Sería un macroestudio sobre el cual se darán a conocer más detalles en este semestre, han explicado, y que consideran necesario porque “faltan aun datos para poder trabajar en estas cuestiones”.



Patricia Reguero

El Salto

Créditos a la foto de cabecera: Irene Montero en el acto de toma de posesión de los altos cargos del Ministerio de Igualdad. / Imagen de Elvira Megías

américa astrofísica astronomía capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales desigualdad ecología economía empleo entretenimiento españa estados unidos feminismo historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente neoliberalismo opinión pandemia política postcovid19 racismo redes sociales salud sanidad servicios públicos sociedad sociología tecnología unión europea

Entradas relacionadas

Deja tu comentario