El boicot a ‘The Last of Us II’ y el acoso a sus creadores: “Voy a matar a tu hijo por lo que has hecho”

El título de Naughty Dog ha molestado a cierto público que ha reaccionado puntuando negativamente a la obra en Metacritic y amenazando de muerte a miembros del equipo.

The Last of Us Parte II se lanzó el 19 de junio, pero el juego de Naughty Dog todavía sigue dando que hablar más allá de su análisis como obra, del minucioso diseño de sus escenarios o del acoso laboral al que fueron sometidos sus trabajadores. El título también ha provocado la reacción negativa de una parte de la comunidad que, incluso antes de su lanzamiento, ya lo condenaba por hacer “propaganda LGBTI” por tener una protagonista lesbiana o por el diseño de sus personajes femeninos.

Al igual que ocurrió con películas como Capitana Marvel o la versión protagonizada por mujeres de CazafantasmasThe Last of Us II también ha sido víctima de una campaña para votar negativamente al juego en Metacritic. La diferencia de puntuación entre los usuarios y la prensa, en el momento de escribir este artículo, es de 5.3 con respecto a un 94. A tal fenómeno se le conoce como review bombing y, aunque el divorcio entre los fans y los críticos puede atender a diferentes razones, a veces se produce cuando la comunidad de un producto cultural ve frustradas sus expectativas y demandan a los creadores una obra según sus propios parámetros.

Votaciones a ‘The Last of Us II’ en Metacritic

La polémica no siempre tiene como tema la diversidad de los personajes. En Los últimos Jedi (2017), el director Rian Johnson se atrevió a reinterpretar el concepto de “la fuerza” y a reescribir ciertos elementos de la franquicia. Como era de esperar, también provocó la ira de los adeptos a este universo. “Walt Disney decidió atacar el canon oficial y eliminó tres décadas de historia”, se puede leer en una de las muchas campañas de change.org creadas tras el estreno del octavo episodio de Star Wars.

De hecho, el portal de Rotten Tomatoes cambió el sistema de votación para los espectadores tras la polémica con el boicot a Capitana Marvel. Desde entonces solo pueden hacerlo los usuarios verificados que hayan probado que compraron la entrada para la película, algo que se traduce en un menor número de reseñas.

“Creemos que tenemos derecho al pataleo y a exigir que estén alineados en el umbral de nuestras expectativas. Nos hemos vuelto increíblemente intolerantes a las sorpresas. Los seguidores se han dado cuenta que tienen un arma muy potente que es la denuncia, el convertir la reducción a un amplificador de sus peticiones”, explicó a  eldiario.es Elena Neira, profesora de la Universitat Oberta Catalunya (UOC) y experta en las nuevas formas de consumo audiovisual.

El caso de The Last of Us II va más allá: toma ciertas decisiones poco convencionales y apuesta por dinámicas identitarias poco habituales en el mundo de los videojuegos, especialmente si hablamos de una gran producción. Esto ha provocado que miembros del equipo de Naughty Dog reciban insultos e incluso amenazas de muerte. “Te mataré por lo que haces en The Last of Us II”, “voy a averiguar dónde vives y sacrificarte por lo que haces”, “solo voy a decir que deberías morir, lo has arruinado todo” o “te encontraré y mataré a tu hijo”, son algunos de los mensajes que llegaron a Laura Bailey, actriz de doblaje que interpreta a Abby (una de las protagonistas).

Neil Druckmann, director del título, también ha sufrido acoso en la misma línea. “Puedes amar u odiar el juego y compartir tus pensamientos al respecto. Lamentablemente, muchos de los mensajes que he recibido son viles, odiosos y violentos”, señala el desarrollador antes de advertir sobre el contenido “transfobo, homófobo y antisemita” de los mismos.

De hecho, otras voces críticas señalaron la apariencia de Abby como poco realista por estar “demasiado” musculada, motivo por el cual llegaron a sugerir que se trataba de un personaje trans. La realidad es que han sido tres mujeres las encargadas de dar vida a este personaje: Laura Bailey para los movimientos, Jocelyn Mettler para el rostro y la atleta Colleen Fotsch para el cuerpo.

El personaje de Abby en ‘The Last of Us 2’

“Al final tampoco hay que perder la perspectiva: las redes sociales no son ni mucho menos una media de la población”, decía Neira a este periódico. Y lo cierto es que, a pesar de las críticas a los cuerpos no normativos, de las amenazas a sus creadores o de las acusaciones de “propaganda” LGTBI, The Last of Us II ya ha conseguido colocar más de 4 millones de copias en todo el mundo y se ha convertido en el juego de PS4 que más rápido se ha vendido de la historia.



elDiario.es

Créditos a la foto de cabecera: Ellie en ‘The Last of Us 2’

américa capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales economía educación empleo entretenimiento españa estados unidos historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente música neoliberalismo opinión pandemia política postcovid19 protestas racismo RBU redes sociales renta básica salud sanidad servicios públicos sociedad tecnología trabajo unión europea

Entradas relacionadas

No te guardes tu opinión, nos interesa: