Nace un sindicato global contra la economía de plataforma

Organizaciones de los EE UU, España, Francia y Reino Unido se organizan en la Transnational Workers Network para “crear un frente unido a nivel internacional contra la Gig Economy”.

Mediante una conferencia online, titulada Conferencia Digital Global de Trabajadores, con participantes de más de cinco países, se ha presentado la Transnational Workers Network (TWN) o en castellano Red Transnacional de Trabajadores (RTT), una organización internacional para defender los derechos de los trabajadores de plataforma y los taxistas. La iniciativa pretende organizar y conectar más organizaciones, sindicatos y trabajadores de este tipo de empresas o de sectores que se vean afectados por la irrupción de los gigantes de la tecnología y los procesos de desregulación que permiten el crecimiento de empresas transnacionales a través de la figura de falsos autónomos.

“Estas aplicaciones disruptivas entran en un país e intentan cambiar las leyes ya establecidas para imponer su modelo de negocio. Un modelo basado en la precarización del Estado y en vaciar las arcas del Estado a base de no tributar”, ha explicado en la conferencia Tito Álvarez, portavoz y coordinador de Taxi Project 2.0, una de las organizaciones que han promovido este sindicato global desde el Estado español.

Además de la plataforma de taxistas, también participaron en la presentación y forman parte de esta red los RidersxDerechos, colectivo organizado de repartidores de empresas como Glovo o Deliveroo, Collectif des Livreurs Autonomes de Paris (CLAP), Mobile Workers Alliance (MWA) o el sindicato norteamericano Service Employees International Union (SEIU), que cuenta con más de 90.000 afiliados y defiende los derechos laborales de los conductores y riders de EE UU y Canadá.

Según han explicado los participantes en la conferencia, pretenden que esta unión de trabajadores y trabajadoras consiga organizarse de una manera conjunta para definir una estrategia de actuación y elaborar propuestas de estructuración de derechos laborales. En resumen, según Sonia Abellán, miembro de la organización, el objetivo es que las personas afectadas por estas prácticas “puedan disponer de una herramienta de defensa de sus derechos” y “plantar cara a estas grandes empresas de la Gig economy por medio de una plataforma cohesionada y con una misma estrategia”.

El objetivo es que las personas afectadas por las prácticas de las grandes empresas de la economía de plataforma puedan disponer de una herramienta de defensa de sus derechos

“Nos presentaron este modelo como algo innovador, pero no lo es, porque las formas de precarización laboral no es un conflicto nuevo ni nada innovadoras, aunque usen la innovación como principal argumento para tener a sus repartidores como falsos autónomos”, ha lamentado durante la conferencia Núria Soto, de RidersXDerechos. Además, Soto ha explicado que esas tecnologías son compatibles con los derechos laborales, en referencia a algunas experiencias de cooperativas de repartidores que han utilizado las mismas herramientas informáticas, y ha insistido en que “no hay que modificar la ley a medida de esas empresas, sino que se debe hacer cumplir la ley”. Algo en lo que ha coincidido Isabel Chacón, de la cooperativa Ekona, que ha afirmado en la conferencia que “la digitalización no tiene que ser mala per se, es una modernización, pero quienes son dominan el capital disfrazan la nueva explotación laboral bajo esta modernización”.

El problema es global y por eso necesita soluciones globales. Este tipo de empresas operan de la misma forma los países en los que actúan y las victorias locales también deben ser llevadas a unas estrategia global. “Hemos visto que cuando se han conseguido victorias en los diferentes países a nivel estatal, estas por sí mismas no han tenido su recorrido fuera de nuestras fronteras, incluso en países en los que pertenecemos a la Unión Europea donde tenemos muchas leyes y directivas similares, por lo que es un trabajo que se pierde y no llega a las demás compañeras y compañeros”, lamentan desde Taxi Project 2.0. Por ello, creen que es esencial la lucha conjunta y animan a cualquier trabajadora, trabajador, plataforma, sindicato o asociación a unirse al proyecto. “En nuestra lucha contra Uber nos dimos cuenta de que con la unión podemos ganar batallas a una empresa tan gigantesca”, afirma Álvarez.



Yago Álvarez Barba

El Salto

Créditos a la foto de cabecera: Ilustración de eneko para El Salto

américa capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales economía educación empleo entretenimiento españa estados unidos historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente música neoliberalismo opinión pandemia política postcovid19 protestas racismo RBU redes sociales renta básica salud sanidad servicios públicos sociedad tecnología trabajo unión europea

Entradas relacionadas

No te guardes tu opinión, nos interesa: