¿Qué hace la gente cuando se le asegura la subsistencia, aunque no tenga un empleo?

En 2009, el entonces alcalde de Londres, Boris Johnson, prometió que no habría ninguna persona durmiendo en la calle para el año 2012 cuando se celebrasen los Juegos Olímpicos de Londres. A raíz de esta promesa, las personas que dormían en la calle empezaron a sufrir mayores presiones.

Ante esta realidad, una ONG llevó adelante un plan diferente. Ofreció a un grupo de 13 “veteranos de la calle” (alguno llevaba más de 40 años en las frías calles de La City) que costaban al Estado unas 400.000 libras anuales entre gastos policiales, costes judiciales y servicios sociales, 3.000 libras sin contraprestación alguna. Es decir, 3.000 libras a cada uno sin pedir nada a cambio.

Una ONG ofreció a un grupo de 13 “veteranos de la calle” 3.000 libras a cada uno sin pedir nada a cambio

Bueno, miento. Se les pidió una cosa a cambio. ¿Tú qué crees que necesitas? Las suposiciones estaban servidas: drogas, alcohol, apuestas… Pero no, lo que contestaron estas 13 personas es que tenían deseos materiales muy humildes como un teléfono, un audífono o un diccionario.

Pero bueno, del deseo a la realidad, sabemos que suele haber un trecho. Por lo tanto, la siguiente pregunta que nos haríamos es

¿Qué hicieron los 13 vagabundos con el dinero?

En primer hay que decir que éstos fueron extremadamente ahorrativos pues, de media, solo gastaron 800 libras cada uno. Y, en segundo lugar que, al cabo de año y medio, 7 de los 13 tenían un techo sobre el cual poder vivir y 2 más estaban a punto de trasladarse a sus propios apartamentos.

Pero es que además los trece habían dado pasos fundamentales hacia la solvencia y el crecimiento personal; se apuntaron a cursos, aprendieron a cocinar, se sometieron a rehabilitación, visitaron a sus familias e hicieron planes para el futuro.

¿El coste? 50.000 libras incluyendo el salario de las trabajadoras sociales. Observamos cómo el experimento no sólo redujo costes considerablemente (50.000 libras frente a las 400.000 libras anuales), sino que además ayudó a 13 personas. Muchas veces hablamos del coste monetario de una renta básica pero, ¿cuál es el coste económico y social de no establecerla?

Julen Bollain / Imagen de Álvaro Orús



Julen Bollain
Economista y defensor de la Renta Básica

Pressenza IPA

Créditos a la foto de cabecera: Imagen de José Manuel de Laá en Pixabay

américa astrofísica astronomía capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales economía educación empleo entretenimiento españa estados unidos historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente música neoliberalismo opinión pandemia política postcovid19 racismo redes sociales renta básica salud sanidad servicios públicos sociedad tecnología trabajo unión europea

Entradas relacionadas

No te guardes tu opinión, nos interesa: