Hack&Pop #5 y último

Además de una dimensión política, la identidad hacker tiene una dimensión lúdica: un juego que crea nuevas redes, nuevos afectos y nuevas relaciones, que fueron desarmadas para ser armadas nuevamente bajo una concepción más libre y comunitaria.

Otra noción de hacker es aquella que la define como una persona que busca entender cómo funcionan las cosas. Y, para entenderlo, desarma aquellos dispositivos para armarlos otra vez bajo una lógica completamente distinta. Además de una dimensión política, hay una dimensión lúdica: un juego que crea nuevas redes, nuevos afectos y nuevas relaciones, que fueron desarmadas para ser armadas bajo una concepción más libre y comunitaria. Es pensar lo hacker en la vida cotidiana. Es convertirse en hacker.

¿Cómo podemos entonces jugar a crear un nuevo mundo?

Dirección: Bruno Ciancaglini, Martina Perosa
Producción general: Florencia Raquel García
Investigación periodística: Lucas Pedulla, María del Carmen Varela
Cámara y sonido: Ramiro Dominguez Rubio, Martina Perosa
Edición: Manoel Hayne, Bruno Ciancaglini
Diseño Gráfico: Sebastián Damen
Prensa: Anabella Arrascaeta
Archivo: Dominio Digital (1999)
Gracias a: R’lyeh Hacklab, Fernando Sanz, Saico, Sara, Rodrigo Iglesias y HackanCuba.



lavaca.org

américa astrofísica capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales desigualdad ecología economía empleo entretenimiento españa estados unidos feminismo historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente neoliberalismo opinión pandemia patrocinados política postcovid19 racismo redes sociales salud sanidad servicios públicos sociedad sociología tecnología unión europea

Entradas relacionadas

Deja tu comentario