Blockchain vs covid19, una realidad y una solución

La pandemia evidencia la necesidad de una respuesta común y organizada de los distintos países, empresas y organizaciones benéficas. Pero, ¿cómo pueden gestionarse, suministrarse y canalizarse estas ayudas de manera más transparente y eficiente? La solución pasa por la tecnología blockchain; su uso ya es una realidad en el mundo empresarial y poco a poco está ganando la batalla al covid19.

Hoy en día todos hemos oído hablar del bitcoin o las criptomonedas, pero la tecnología blockchain es un concepto quizás todavía desconocido. Blockchain es la plataforma que dichas criptomonedas o bitcoins utilizan, y tiene como principales características la inmutabilidad, trazabilidad, descentralización, transparencia y veracidad de los datos en ella contenidos. 

La utilidad de esta tecnología va más allá́ de las criptodivisas, siendo implementada por entidades financieras, instituciones públicas en diversos países, multinacionales, firmas legales, ONGs, etc. La Unión Europea lleva tiempo desarrollando el European Blockchain Services Infrastructure (EBSI).

¿Cuáles son las ventajas de esta tecnología? En primer lugar, debemos definirla como un registro descentralizado y la característica fundamental de un registro siempre debe ser su veracidad y fiabilidad. La tecnología blockchain tiene una serie de características técnicas que le confieren una veracidad y fiabilidad total sin necesidad de que exista un tercero de confianza que gestione y supervise dichos datos. Dos de estas características son la inmutabilidad, lo que implica que no se pueden modificar los datos en ella contenidos, y la transparencia, que confiere al registro una trazabilidad y fiabilidad total.

La utilidad de esta tecnología va más allá́ de las criptodivisas, siendo implementada por entidades financieras, instituciones públicas en diversos países

En este sentido se ha pronunciado Syren Johnstone, director ejecutivo de la Universidad de Hong Kong, a través de una carta publicada por la Universidad de Oxford en la que pone de manifiesto las múltiples utilidades de la tecnología blockchain y sus beneficios, y realiza un llamamiento a las empresas tecnológicas para que se pongan manos a la obra y busquen soluciones a la crisis sanitaria global.

No es el único llamamiento que se ha realizado en este sentido. #HackCovid19 es una iniciativa surgida en América Latina que comienza en Uruguay y se gestiona a través de la Fundación da Vinci y el Centro de Innovación y Emprendimientos de la Universidad ORT (CIE), a la que posteriormente se han unido Argentina y Costa Rica, la compañía tecnológica IBM y la startup especializada en blockchain Æternity.

Iniciativas, todas ellas, impulsadas ante la evidencia, derivada de la crisis, de que la solidaridad y la colaboración intercomunitaria (traducido en donaciones, financiación internacional, recogida masiva y puesta en común de datos, suministro de material sanitario, etc) deben ser los pilares fundamentales en esta lucha contra el coronavirus.

APLICACIONES REALES 

Actualmente funcionan numerosas redes blockchain dirigidas a paliar los efectos de la crisis generados por la pandemia del covid19.

Por una parte, la necesidad de canalizar todas las donaciones y realizar su seguimiento convierte a blockchain en la plataforma ideal para su gestión. Varias ONGs del mundo se han visto involucradas en escándalos por la gestión de las donaciones. Dichos escándalos producen en los donantes recelo y desconfianza, lo que se traduce en cierta reticencia a la hora de realizar donaciones. Si tuviésemos la certeza de que nuestras donaciones van a ir dirigidas al fin debido y a su vez poder realizar su seguimiento y observar en qué han sido utilizadas, aumentaría significativamente el número de donaciones.

Esta práctica ya fue llevada a cabo por primera vez en 2018 para ayudar a las victimas de las inundaciones en Uganda Oriental y más recientemente para apoyar a Australia en su lucha contra los incendios, con un buen resultado. Con la finalidad de evitar escándalos, registrar debidamente y canalizar las donaciones recibidas, en China se ha creado la red blockchain Shanzong e Hyperchain

Una segunda aplicación práctica que puede ayudar a los estados a luchar contra el covid19 es su utilización para llevar el seguimiento del suministro de material sanitario, como mascarillas, respiradores o equipos de protección, así como evitar las falsificaciones. Es una realidad que la elevada demanda y la escasa oferta provoca situaciones injustas, engaños y un gran descontrol y desconocimiento a lo largo de la cadena de suministros. Shazong e Hyperchain, anteriormente mencionadas, también se utilizan para contabilizar y seguir el suministro de material sanitario.

La tecnología blockchain también se está utilizando para llevar el registro veraz, inimputable y transparente de los datos de la epidemia

Otro uso más tiene que ver con el registro de datos. La tecnología blockchain también se está utilizando para llevar el registro veraz, inimputable y transparente de los datos de la epidemia, como el número de contagiados, defunciones, mutaciones del virus, etc. Con estos datos se llevan a cabo estudios que permiten comprender su comportamiento y realizar un seguimiento de la propagación. Existen varias plataformas, pero se pueden destacar dos. Hashlog, la primera, incluye datos en tiempo real del número de infectados a nivel global, tasas de recuperaciones y de mortalidad, pudiendo filtrar por los diferentes países y sus respectivas regiones. Su transparencia permite a científicos y particulares acceder a ellos. 

La segunda, el proyecto MiPasa, nace para combatir la desinformación, recopilando en una red blockchain todos los datos y estadísticas de las distintas fuentes, una vez han sido verificados, contrastados y cruzados con registros anteriores. La plataforma blockchain otorga, también, una total privacidad a las distintas fuentes —empresas y organismos públicos principalmente—, pudiendo aportar datos también los profesionales de la salud, desarrolladores, embajadores, analistas de datos, etc. En este proyecto colaboran la Organización Mundial de la Salud (OMS), IBM, Oracle o el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (EDC).

También existen otras aplicaciones. Por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han desarrollado una red blockchain para la autenticación digital de certificados oficiales y otros documentos, eliminando así la necesidad de los ciudadanos de salir de sus casos para realizar distintos trámites y gestiones. En China, una red blockchain permite procesar reclamaciones de seguros y ofrecer financiación a las pymes, agilizando los trámites, evitando las gestiones en persona y asegurando la veracidad y trazabilidad de la información. 

Parece evidente que se deben emplear todas las herramientas a nuestra disposición para hacer frente al covid19, y para ello es necesario adaptar a la “lucha” todas las innovaciones tecnológicas que son ya una realidad, como las redes blockchain, la inteligencia artificial (IA) o el Big Data. Resta, sin embargo, otra reflexión: ¿está nuestra clase política preparada para implementarlos? 




Ignacio Muñoz Casquero

El Salto

américa astrofísica astronomía capitalismo chile ciencia cine confinamiento coronavirus covid19 crisis cultura derechos civiles derechos humanos derechos laborales economía educación empleo entretenimiento españa estados unidos historia internacional internet investigación latinoamérica legislación medicina medioambiente música neoliberalismo opinión pandemia política postcovid19 racismo redes sociales renta básica salud sanidad servicios públicos sociedad tecnología trabajo unión europea

Entradas relacionadas

No te guardes tu opinión, nos interesa: