Memondo Sonoro #1 The Communards

Relax, no todo va a ser coronavirus. #NoTodoEsCoronavirus

En la segunda mitad de los 80 triunfó en España un grupo británico llamado «The Communards» con una versión de un tema de Harold Melvin & The Blue Notes.
En aquellos tiempos convulsos la sociedad española se encontraba sumida en una fratricida y cruenta guerra: La de los «pijos» contra los «normales».

Para entender lo que era un «pijo» podríamos, en ejercicio de descenso imaginativo a los infiernos, pensar en una suerte jóvenes opusinos con el jersey sobre los hombros y pantalón beige con la mentalidad de un Abascal con toques de Rouco Varela. Musicalmente, baste con decir que se les conocía también como «comeyogures».

Esta disquisición viene a cuento porque, en un sorprendente giro de los acontecimientos, el desconocimiento del idioma de los hijos de la Gran Bretaña por una parte, y la voz de falsete de Jimmy Somerville por otra, hicieron que un grupo como este fuera adoptado masivamente por tribu «pija».

Y, ¿por qué «sorprendentemente»? Sencillamente, porque este era un grupo defensor de los homosexuales (siendo Jimmy abiertamente gay), izquierdista (ya el nombre se toma de la comuna revolucionaria de París de 1871), y combativo (verídico).

A modo de anécdota, recordaremos que «The Communards» llegaron a grabar un tema con título en español y aires andaluces, aunque adaptando el título a las circustancias de la canción. «La Dolarosa» (nótese el ingenioso juego de palabras dolor-dólar) habla del fatídico momento de pagar la cuenta en el restaurante.

Pero centrémonos en el tema de hoy. «Don’t leave me this way». Como decimos, una versión, aunque probablemente inspirada en la más conocida la de Thelma Houston del 77 que en la original.

Más en estos artículos relacionados  CRÓNICAS POR LOS CODOS: Estados de Ánimo

En este tema de inspiración Bíblica, Jimmy se refiere al famoso episodio de la herencia de Esaú, Jacob y el plato de lentejas. Efectivamente, Esaú vendió su progenitura, con lo que se encontró que lo único que iba a heredar de su padre era un viejo buey. Arrepentido, le pide a su padre en su lecho de muerte «No me dejes este buey (Don’t leave me this way)».



Luisa Berrocal

Entradas relacionadas

Deja tu comentario