Italia: Protestando por las ideas

Foto de Cesare Dagliana

Aparte de cualquier evaluación política, las Sardinas han logrado algo que, en términos de una movilización tan vasta y duradera, no se había visto nunca en la historia reciente: protestar principalmente por los derechos de los demás, simplemente porque es lo correcto.

Una mirada fugaz hacia atrás es suficiente para descubrir que, a la sombra de los momentos más románticos y poéticos de la historia reciente, (casi) siempre ha existido un germen de sana oportunidad. Mirando el carrusel de principios y causas que ha acompañado a los pequeños grandes acontecimientos del pasado, parece atrapar una especie de línea roja que nos condena sin remedio: somos incapaces de perseguir las aspiraciones más efímeras y profundas cuando se nos deja libres para flotar fuera de los obstáculos del presente. Las protestas, manifestaciones masivas, revoluciones, por razones justas y sacrosantas que pueden haber estado en las motivaciones y logros sociales, han encontrado, en la gran mayoría de los casos, el detonante en un apretón de manos de los tiempos, en el instinto de defender un derecho estrictamente personal.

Algunos ejemplos. Rosa Parks encendió la temporada de luchas por los derechos de los afroamericanos en los Estados Unidos porque sintió que se violaba su derecho a descansar cómodamente en el asiento del autobús al final de un duro día de trabajo, como se les permitía a los pasajeros blancos. Retrocediendo, la Revolución Francesa: las clases más pobres vivían un momento histórico de extrema pobreza y veían en la conmoción del orden establecido la única solución para afirmar su sacrosanto derecho a una vida digna.

Avanzando un par de siglos, todavía descubrimos hoy que la historia es poco más que un hilo de hiedra anudado por sí mismo ayer. El 2019 fue un año trascendental por el número de protestas y trastornos sociales que estallaron en el planeta. Basta pensar en América del Sur, donde poblaciones de naciones enteras salieron a las calles para denunciar la violación de los derechos económicos y civiles más elementales, o en Europa, donde el movimiento Viernes por el Futuro ha llevado a miles y miles de personas a las calles para exigir nuevas políticas ecológicas en todo el mundo. Ambas protestas recientes nacieron, como en décadas anteriores, de una amenaza urgente y concreta que afectaba al bienestar social de quienes formaban parte de ella. En Chile, la plaza se ha levantado ante un nuevo aumento de la tarifa de transporte público, en Ecuador tras la retirada de los subsidios a los combustibles. También los manifestantes representados por Greta Thunberg están motivados por una profunda motivación personal: mejorar la sostenibilidad de las economías, especialmente las occidentales, para asegurarse a sí mismos y a sus hijos un planeta sano.

Más en estos artículos relacionados  Caso Assange: Estados Unidos contra el derecho a la información

Al hojear las páginas de los acontecimientos históricos, parece que hasta ahora no ha existido un movimiento o desplazamiento en las calles, vasto y duradero, capaz de despertar el interés de las multitudes por las dinámicas y realidades sociales que no estaban estrechamente relacionadas con las historias de los que se hicieron cargo. Al menos hasta hace unos meses.

En Italia, de hecho, en noviembre, nació de manera completamente espontánea un movimiento que se convirtió en portavoz de las necesidades y los derechos de los demás. Los valores sociales como la «inclusión», la «aceptación», el «respeto a la diversidad» empiezan a ser gritados, y no son los que se ven obligados a vivir la violación de esos valores a diario, al menos no sólo. Al contrario. Jóvenes y viejos, mujeres y hombres, estudiantes universitarios y pensionistas toman las calles. Salen a la calle porque están cansados de ver escenas de racismo que no les afectan directamente; salen a la calle porque están cansados de oír una comunicación tóxica que no les humilla directamente; salen a la calle porque están convencidos de que el tamaño de toda la comunidad se juzga por la medida de la inclusión de los últimos y más pequeños.

Es la alteración de un paradigma, la subversión del statu quo arraigado en siglos de cuadrados. Las Sardinas, de Bolonia a Roma, de Milán a Palermo, representan, en las mismas motivaciones básicas, un modelo de protesta completamente nuevo: desnudar las necesidades personales y contingentes para ser portavoz de las demandas de los que no tienen lugar y medios para ser escuchados. Inmigrantes, LGBTQ+, trabajadores precarios, blancos del ciberacoso, todas las categorías de personas con demasiada frecuencia despojadas de sus derechos humanos y civiles, que encuentran en el movimiento Sardina un portavoz y embajador que no necesariamente forma parte de él.

Más en estos artículos relacionados  La teoría valor-trabajo y sus implicaciones políticas

Aquí está la fuerza revolucionaria de lo que ha estado sucediendo en nuestro país desde hace algunos meses. Más allá del valor social, de los logros políticos, de la capacidad de sacudir un gran número de conciencias dormidas, existe el espíritu profundamente idealista que anima la voz de los que salen a la calle: no en defensa de intereses estrictamente personales, sino como baluarte de un principio, un valor, un sentido amplio de justicia. Sin ninguna evaluación política, esta nueva forma de entender la plaza se eleva a la superficie, ya no como un lugar de defensa de intereses injustamente violados o negados, sino como un momento de exposición a favor del otro. Es una disculpa por la generosidad como principio democrático, algo que nunca antes se había visto a tan gran escala.

No sabemos qué es lo que realmente cambiará ese movimiento y cuán profundamente sacudirá los cimientos del presente para convertirse, en términos concretos, en el portavoz de un futuro diferente. Sin embargo, sabemos que llevar a cientos de miles de personas a las calles para protestar por los derechos y las necesidades de otras personas ya ha logrado el significado del tan anhelado cambio: ser un portavoz y no sólo una presa, difundir el idealismo más allá del mero egoísmo autorreferencial.

Gracias a las Sardinas hemos descubierto que las ideas tienen una voz y unas piernas que liberan fuera del perímetro de quienes las respiran cada día. Entendimos que la protesta puede venir de algo efímero y puro como el sentido de la justicia. Hemos visto que la generosidad social representa más que una simple afectación para unos pocos, pero es, finalmente, un catalizador de contenido.

Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Redacción Italia

Pressenza IPA

Entradas relacionadas

Deja tu comentario